¿Por qué siempre hemos escuchado música?

Nadie está 100% seguro de por qué la música es tan importante para los humanos, simplemente sabemos que lo es.

Cuando escuchas una canción que amas tu cerebro es inundado por dopamina, el mismo químico que te hace sentir bien en relación a motivación y recompensas que obtienes después de comer o tener sexo. Esto resulta un poco extraño ya que a diferencia de la comido y el sexo, no hay ventajas evolucionarias obvias del disfrutar de la música.  Aunque sabemos que es una respuesta muy antigua.

La música afecta secciones del cerebro relativamente nuevas que tienen que ver con la toma abstracta de decisiones, pero también activa secciones mucho más antiguas relacionadas con el procesamiento de emociones.  Es evidente que la música ejercía cierto propósito vital en nuestro pasado.

¿Era para ayudar a los cavernícolas a desinhibirse?

Eeeeh…regresaremos a ese punto más adelante.

Hay teorías que expresan que es el resultado de la necesidad de los humanos para crear más canales de comunicación. Dentro de los instintos básicos del hombre la música, o mejor dicho, la armonía parece tener repercusiones desde muy temprana edad. Se ha confirmado que a bebés de unos 4 meses de edad les gustan más los sonidos consonantes que los disonantes induciéndonos a pensar que esta capacidad de distinción es un carácter innato.

La música es un misterio, es algo que ha estado con nosotros desde antaño y nadie sabe realmente su objetivo. Incluso Charles Darwin escribió en uno de sus libros que la música era una de las habilidades más misteriosas del hombre.

Estudios recientes sugieren que lo más importante que la música hizo por nuestros ancestros era ayudarles a desarrollar su imaginación.

Eso no suena como algo tan útil para criaturas que la mayor parte del tiempo intentaban no morir en junglas hostiles

De hecho, era una habilidad de supervivencia para los primero humanos. Los estudios muestran que la mayoría de las personas son capaces de predecir la probabilidad de que una nueva canción le guste o no en cuestión de segundos, basando esta predicción en música similar que han escuchado antes.  Esta habilidad de predecir el probable resultado por medio del reconocimiento de patrones similares, es uno de los puntos clave que nos diferencian de otros animales. Esencialmente nos permite predecir el futuro cercano de manera significativa, y prepararnos para los probables peligros imaginados.

De todas maneras me  gustaría saber más sobre los cavernícolas y la música de humor…

Los arqueólogos han encontrado varios instrumentos musicales rudimentarios de la época neolítica. El más viejo de ellos es la flauta Divje Babe, una flauta tallada del fémur de oso, con más de 43,000 años de antigüedad.

¿Se sabe que tocaban con ella? 

La pieza musical más antigua conocida por el hombre, se le conoce como el Himno Hurriano N° 6. Y fue escrita hace unos 3,400 años. La notación musical inscrita en tabletas de arcilla fue excavada en Siria en los años cincuenta. Interpretada en una lira de 9 cuerdas (similar a un arpa pequeña) y era un tributo a la diosa Nikkal.

Si hay una verdad universal de la humanidad, es que las mejores canciones se tratan de mujeres que están completamente fuera de nuestro alcance.

¿Entonces otros animales hacen música o solamente nosotros?

Es cierto que otros animales hacen sonidos que nosotros consideramos musicales, como el “cantar” de los pájaros obviamente, o ciertas especies de changos que golpean troncos como si fueran tambores, y por supuesto ¿a que hippie no le gusta escuchar grabaciones del “canto” de ballenas?

Pero la pregunta de si cualquiera de estos animales está creando esos sonidos por las mismas razones que nosotros (por que les gusta escucharlos) es tema de debate.

Lo más probable es que la “música” para los animales es un pasatiempo funcional, y por lo general este directamente relacionado con el apareamiento.

Claro, porque ningún ser humano ha iniciado una banda solo para tratar de conseguir atención y sexo…

Texto inspirado por el  Ep.#25 de Bocanada con Pablo Cantú, baterista y fundador de Reyno.